Ojo con nistagmo o movimiento involuntario de ojos


Inicio    Enfermedades oculares    Nistagmo o nistagmus: tipos, causas y tratamiento



Enfermedades oculares


   11/04/2022


Nistagmo o nistagmus: tipos, causas y tratamiento



Los ojos realizan un gran número de movimientos de los que no somos conscientes, pero cuando se trata de movimientos repetitivos y rápidos que se producen de manera involuntaria, es posible que exista un problema llamado nistagmo, que puede estar causado incluso por el padecimiento de otra enfermedad.

 

¿Qué es el nistagmo o nistagmus?

 

El nistagmus es el movimiento rápido y repetitivo de los ojos que se produce de manera involuntaria. Se trata de una patología poco común, que consiste en una oscilación ocular que generalmente afecta a los dos ojos. Los movimientos oculares pueden ser rotacionales, horizontales o verticales. El más común es el nistagmo horizontal.

 

Esta enfermedad puede tener consecuencias graves en la salud visual de quien la sufre. Por eso, es importante aplicar un tratamiento adecuado y personalizado en cuanto se lleve a cabo el diagnóstico, analizando para ello la causa que lo produce.

 

Es una patología que se aborda de manera multidisciplinar por los especialistas en oftalmología, neurología y otorrinolaringología que, analizan desde sus diferentes especialidades las posibles causas del nistagmus.

 

Tipos de nistagmo

 

Existen diferentes tipos que a continuación explicamos:

 

Nistagmo congénito o infantil

 

El nistagmo congénito está generalmente asociado con una severa falta de visión. En la mayoría de los casos se produce como consecuencia de otras enfermedades o condiciones como el albinismo.

 

Una persona con albinismo puede presentar movimiento involuntario de los ojos (nistagmus) y estrabismo. En caso de un niño, estrabismo infantil. 

 

Aunque la enfermedad puede presentarse en los antecedentes familiares, con frecuencia ocurre de forma espontánea, sin lazos genéticos.

 

El término nistagmo congénito podría no resultar correcto, ya que, aunque generalmente se manifiesta entre las ocho y las doce semanas, se han documentados casos en jóvenes.

 

Puede manifestarse en pacientes con malformaciones neurológicas congénitas de la unión cráneo espinal, tales como la malformación de Chiari. Más de la mitad de los recién nacidos que padecen esta malformación también sufren nistagmo.

 

Nistagmo adquirido

 

El nistagmo adquirido está asociado a problemas neurológicos que surgen en la vida adulta, como una intervención quirúrgica cerebral, un tumor, entre otros.

 

También puede ser fisiológico (no patológico), debido a los movimientos del oído interno. Al iniciar un movimiento circular, la endolinfa que se encuentra en los canales vestibulares se mueve en sentido contrario, y los ojos también.

 

Cuando el movimiento se detiene, los movimientos compensatorios de los ojos también. Puede tratarse de una manifestación de la enfermedad de Wernicke.

 

Causas del nistagmo

 

Las causas principales del nistagmo pueden ser congénitas, neurológicas o idiopáticas.

 

Este movimiento involuntario de los ojos también puede aparecer de manera temporal causado por un mareo o desorientación, o por el consumo de sustancias estimulantes como el alcohol o drogas, e incluso por algunos medicamentos.

 

Además existen algunas enfermedades en las que se presenta el nistagmo entre sus signos característicos:

 

  • Aniridia o ausencia de iris.
  • Lesiones cerebrales, traumas o tumores.
  • Esclerosis múltiple.
  • Infarto.
  • Síndrome de Wallenberg.

 

Aniridia en el ojo

 

También puede ser hereditario, además cuando el historial familiar es significativo, el riesgo de desarrollarlo aumente. El albinismo también puede ser causante del nistagmo.

 

Enfermedades oculares como las cataratas, el estrabismo y los errores graves de refracción, condiciones como la enfermedad de Ménière, la esclerosis múltiple o derrame cerebrovascular, también se encuentran entre las causas del nistagmo.



Una de las causas más comunes de nistagmo en las personas más jóvenes son las lesiones en la cabeza. El consumo de ciertas drogas como el litio o medicamentos anticonvulsivos, así como el consumo de alcohol y drogas también son causantes del nistagmo.

 

Síntomas del nistagmo

 

El signo general del padecimiento de esta patología es el movimiento sacádico e involuntario del globo ocular. Es importante no confundir el nistagmo con el temblor involuntario del párpado, que se conoce con el nombre de blefaroespasmo.

 

El síntoma principal del nistagmus es la mala visión, especialmente en los pacientes que lo padecen de nacimiento. El movimiento impide que la mirada se fije correctamente en el objeto y la imagen se proyecte nítida sobre la retina. En consecuencia, el ojo no se desarrolla correctamente.



La oscilopsia (sensación de que todo el entorno alrededor está en movimiento) también es un síntoma que se manifiesta en los casos de nistagmo adquirido.

 

Diagnóstico del nistagmo

 

El nistagmo se identifica a simple vista, pero para un diagnóstico formal es imprescindible realizar una exploración del ojo para poder determinar la causa que puede estar generándolo.

 

La exploración realizada por el oftalmólogo incluirá dilatación de la pupila. Además se descartarán otras enfermedades como cataratas, anomalías del nervio óptico, estrabismo, etc.

 

Esta enfermedad debe ser manejada de manera multidisciplinar, interviniendo especialistas como neurólogos u otorrinos, además del oftalmólogo.

 

Tratamiento del nistagmo

 

El objetivo del tratamiento para el nistagmo es mejorar o preservar la salud visual y reducir la intensidad del movimiento de los ojos. Cuando está asociado a otra enfermedad, es importante iniciar un tratamiento específico para esta.

 

También se suele realizar un tratamiento en el que se utilizan inyecciones de toxina botulínica para provocar cierto grado de parálisis en los músculos asociados al ojo, logrando que el movimiento disminuya.

 

Prevención del nistagmo

 

No es posible prevenir el nistagmus de manera eficaz, salvo evitando el consumo de alcohol en exceso, mantener la prudencia a la hora de conducir o practicar deportes de riesgo, para evitar los traumatismos craneoencefálicos.



Si se presentan los síntomas indicados anteriormente, es conveniente acudir al oftalmólogo para recibir un diagnóstico adecuado y determinar las causas, para así poder dar el tratamiento necesario en cada caso.

 


Artículo elaborado por Más qué Médicos



¿Te ha parecido interesante esta entrada? ¡Puntúala!

     

  (Votos: 6 - Promedio: 4.7)



albinismo  estrabismo  cataratas  



Suscríbete a la Newsletter


¿Quieres conocer lo último en las técnicas más avanzadas y consejos para el cuidado de tus ojos?


Información RGPD




Adiós gafas y lentillas