Tratamientos del glaucoma


SOLICITA INFORMACIÓN
Glaucoma / Tratamientos del glaucoma

¿Cómo es el tratamiento del glaucoma?



El objetivo del tratamiento es prevenir el deterioro visual a lo largo de la vida del paciente y la pérdida de células ganglionares. El único método demostrado para conseguirlo es la reducción de la presión intraocular. Por cada milímetro de mercurio de bajada de presión ocular, el riesgo de progresión se reduce un 10%.

El especialista de glaucoma determinará una presión objetivo por debajo de la cual es poco probable que la enfermedad progrese. En general, cuanto más avanzado el daño del nervio o más rápido se ha producido, menor será la presión objetivo. Con la edad la presión objetivo debe ser menor, pero en algunos casos si el paciente tiene una esperanza de vida corta se puede plantear un objetivo menos ambicioso para reducir el tratamiento y la carga que éste pueda suponer para el paciente al final de su vida.

Colirios y otros medicamentos para el glaucoma


Habitualmente se comenzará con tratamiento médico, explicando bien la importancia del cumplimiento. Se calcula que más de un 25% de los pacientes no se ponen las gotas, y, por tanto, se revisará para comprobar que se alcanza la presión objetivo.

Si no se alcanza se podrá añadir otro fármaco al primero, o en caso de no conseguir el control de la presión, plantear tratamiento quirúrgico. En algunos casos, el especialista de glaucoma planteará el tratamiento con láser (trabeculoplastia láser) como tratamiento inicial, ya que este tratamiento se ha demostrado especialmente eficaz en pacientes previamente no tratados con colirios.

En algunos casos el especialista de glaucoma podrá aconsejar el tratamiento neuroprotector, como el consumo de Ginko Biloba, citicolina, o coenzima Q10. Actualmente, en la quinta edición de la Sociedad Europea de Glaucoma solo se recomienda el uso de citicolina por vía oral.

Inyecciones intraoculares


Por otro lado, tener glaucoma también puede ser el desencadenante de una trombosis ocular, la que afecta a las venas de la retina, produciendo una pérdida repentina de visión central sin dolor.

Cuando afectan a la vena principal de la retina, se pierde visión en la totalidad del campo visual. Cuando afectan a alguna rama venosa de la retina se pierde visión en un sector del campo visual.

La alteración visual producida por esta trombosis de venas de la retina puede solucionarse con el correcto tratamiento con inyecciones intraoculares de medicamentos que consiguen eliminar por completo el líquido (edema) acumulado por el problema vascular.

De hecho, puede mejorarse la visión hasta recuperar el 80-100% de visión con un tratamiento correcto. Ocasionalmente puede ser necesario láser sobre las zonas de la retina que no tienen una circulación de sangre normal por el problema de la trombosis.

En los casos en que con el tratamiento tópico (y eventualmente el láser) no se consiga controlar la progresión de la enfermedad, estarán indicados los tratamientos quirúrgicos.

La operación del glaucoma



Consiste en la realización de una fístula que comunique el interior del globo ocular con el espacio subconjuntival, permitiendo de esta manera aliviar la presión intraocular drenando el humor acuoso hacia fuera del globo.

Las cirugías de este tipo pueden realizarse bajo anestesia tópica y/o subtenoniana, pero lo más habitual es realizar una inyección de anestésico por detrás del globo ocular (llamada peribulbar) que anestesia tanto el globo ocular como sus músculos.La cirugía comienza por despegar la conjuntiva del globo ocular, tras lo cual, asegurando una buena hemostasia, se talla una pequeña lamina de la esclera que permita llegar hasta el trabeculado. Una vez llegado a ese punto, las técnicas difieren según la cantidad de filtración que el cirujano pretenda lograr.

Tratamiento-de-ojo-con-glaucoma

Esclerectomía

+ Ver más

Trabeculectomía

+ Ver más

Dispositivos de drenaje de tubo largo

+ Ver más

Esclerotrabeculectomía con o sin implante de válvula express

+ Ver más

Cirugía mínimamente invasiva de glaucoma (MIGS)

+ Ver más

Pese a estas ventajas, bien es cierto que todavía los resultados en cuanto a la bajada de presión intraocular no son suficientes con glaucomas muy severos o avanzados por lo que solo se indica este tratamiento en glaucomas leves o moderados.

Postoperatorio de la cirugía de glaucoma



Durante el postoperatorio se aplican gotas antinflamatorias y antibióticas, y en los días siguientes a la intervención el paciente debe acudir al oftalmólogo para realizar los controles que aseguren una filtración correcta.

El postoperatorio es diferente en cada persona, por eso su control y tratamiento debe ser personalizado.

Existe la posibilidad de que la fístula se cierre, incluso años después de la intervención. Por esta razón, la presión intraocular debe seguir siendo controlada a pesar de que la cirugía de glaucoma haya sido un éxito. El oftalmólogo vigilará y valorará el estado de la fístula y la reacción cicatricial de cada paciente.

Nuevos avances en cirugía de glaucoma



En nuestro centro de Oftalvist Madrid hemos realizado el primer estudio publicado en la literatura científica sobre las características de las denominadas “ampollas de filtración”, que son las zonas de acumulación de humor acuoso que se forman tras la cirugía subconjuntival del glaucoma y que son de vital importancia para alcanzar el éxito de la cirugía.

Mediante un aparato de OCT (optical coherence tomography) y tras la cirugía con implante PRESERFLO, hemos observado que la mayoría de estos pacientes desarrollan morfologías favorables para establecer una filtración constante de humor acuoso, mejorando el control de la presión ocular y por tanto del glaucoma.

Cirugía de glaucoma preserflo

Preserflo


Operación glaucoma con implante

Ampolla de filtración y el tubo en cámara anterior tras el implante preserflo

Prevención del glaucoma



No está demostrado que con remedios naturales se puede detener la progresión del glaucoma, no obstante el especialista sí puede recomendar a sus pacientes algunos hábitos saludables tales como:

Dieta rica en frutas y verduras, así como reducir el consumo de alimentos ricos en azúcar.

Practicar deporte físico.

Evitar actividades que requieran demasiado esfuerzo.

Evitar la exposición prolongada al sol y llevar siempre gafas protectoras contra los rayos UV.

Moderar el consumo del alcohol y la cafeína.


Información RGPD




Suscríbete a la Newsletter



¿Quieres conocer lo último en las técnicas más avanzadas y consejos para el cuidado de tus ojos?


Información RGPD